carne-de-membrillo A diferencia de otros productos existentes en el mercado, la Carne de Membrillo Santa Teresa se elabora de forma totalmente artesanal, a partir de fruta fresca. La recolección de la fruta se lleva a cabo desde octubre hasta marzo, período durante el cual se elabora el producto en nuestras fábricas. El primer paso es la cocción. A diferencia de otros, el Membrillo Santa Teresa se cuece con piel, para que no pierda las propiedades nutritivas y organolépticas que le proporciona. Tras una hora de cocción, se procede al deshuesado, separando el corazón del solomillo del fruto. El Membrillo Santa Teresa está creado sólo con la parte del solomillo, para que así la carne resulte más jugosa. El siguiente paso es picarlo para obtener el grosor deseado y tras ello se procede a cocerlo de nuevo con azúcar. Este proceso se lleva a cabo como antaño nuestras abuelas lo hacían, mezclando la fruta con el azúcar hasta obtener su característico tono rojizo, fruto de la caramelización. En el momento del envasado, Santa Teresa utiliza elementos de última generación para conseguir la óptima conservación del producto sin añadir ningún tipo de conservante, obteniendo así la fusión entre tradición y tecnología que caracteriza a nuestra marca. La carne de Membrillo Santa Teresa es 100% natural, no contiene aditivos ni conservantes y se presenta en diferentes formatos, apropiados para todos usos de los consumidores, desde tarrinas de 170 g hasta bloques de 8 kilos, y es el ingrediente básico de otros productos de la marca como las Pastas de Membrillo Santa Teresa o la Tarta de Queso con Membrillo Santa Teresa.