Si dijesemos que plato Santa Teresa sería el triunfador seguro que uno de los más repetidos sería el rabo de toro. O por lo menos es una de las recetas elegidas para hacer en nuestro concurso de recetas Santa Teresa. Hoy os presentamos un Hojaldre relleno de rabo de toro al oloroso del blog Mi abuela no sabía cocinar. Ingredientes para 4 personas 1 puerro 1 cebolla 3 zanahorias 1 puñadito de champiñones laminados. Utilizamos como media bandeja 1 kg de rabo de toro troceado 1 vaso de 200cc de vino tinto 1 vaso de 200cc de vino oloroso de Jerez 1 plancha de hojaldre. Como casi todos he usado del Lidl. No me atrevo aún con el de Su 4 lonchas de queso Havarti Queso rallado. Sal, pimienta y un par de hojas de laurel. Aceite de oliva Elaboración del rabo de toro al oloroso Para preparar el rabo de toro, picamos la verdura a cubitos excepto los champiñones. Ponemos en la olla exprés un poco de aceite de oliva y sofreimos todo a fuego medio con las hojas de laurel y un poco de sal. Cuando tome color, subimos el fuego y añadimos el rabo de toro. Removemos y doramos un poco. Añadimos el vino y si falta líquido completamos con agua o con más vino tinto si nos apetece. Añadimos una pizca de pimienta y cerramos la olla exprés. Nosotros lo tuvimos una hora y cuarto al fuego. Transcurrido este tiempo, abrimos la olla y comprobamos el punto de la carne. El rabo de toro debe quedar gelatinoso y tan tierno que la carne se desprenda fácilmente del hueso. Si le faltase cocción, vigilamos de líquido y volvemos a cerrar la olla Ponemos otros 10 ó 15 minutos. Cuando esté la carne en su punto, dejamos templar y deshuesamos toda la carne. La salsita la reducimos si es necesario hasta que quede espesita y la reservamos. Vamos precalentando el horno a 200º Cortamos la plancha de hojaldre en 8 trozos iguales. Colocamos cuatro partes en la bandeja del horno y encima ponemos una loncha de queso y la carne deshuesada. Añadimos un par de cucharaditas de la salsa que teníamos reservada. Tapamos las cuatro piezas ya rellenas con las otras cuatro piezas de hojaldre. Si nos gusta y queremos que quede más brillante y bonito, pintamos con huevo batido. Yo no lo he hecho. Metemos al horno hasta que vaya tomando colorcito. Sacamos del horno, espolvoreamos con el queso rallado y dejamos unos 5 minutos más hasta que el queso esté doradito. Pues sólo queda emplatar. Ponemos en el plato abundante salsita calentita y colocamos el hojaldre. Como sugerencia, podemos acompañar con un vino tinto con cuerpo, o con oloroso de Jerez. Salieron muy buenos, pero la próxima vez en vez de queso pondré un poco de bechamel con la carne y compararé. Si alguien los hace, puede compartir con todos sus impresiones. Además, y gracias a Su, con esta receta me presento al Concurso de Recetas de Santa Teresa. Si no quereis cocinar el rabo de toro, se puede utilizar el rabo de toro ya cocinado de Santa Teresa. Así sólo tendremos que montar los hojaldres y hornearlos. Salud y buen provecho.