Ingredientes:

  • Para los Macarons:
    • 120 gr de azúcar glass
    • 120 gr de harina de almendra
    • 45 gr de claras de huevo (I)
    • 120 gr de azúcar blanca
    • 30 ml de agua
    • 40 gr de claras de huevo (II)
  • Para el relleno:

Elaboración:

Lo primero decir que es una receta tan sencilla como delicada, la cuestión es seguir muy bien los pasos y no tener prisas.

Tamizamos el azúcar glass y la harina de almendra y lo mezclamos bien. Reservamos esta mezcla. A continuación, ponemos al fuego el agua y el azúcar blanca hasta que lleguen a 115° C.

Mientras, monta los 45gr de claras (I) en la batidora. Vierte el jarabe anterior a la clara montada muy despacio, en forma de hilo. Continúa montándolo hasta bajar la temperatura a 40°C. Este es el momento de poner colorante alimentario si quisiéramos que nuestros Macarons fueran de un color en concreto.

Incorpora los otros 40gr de claras al azúcar glass y la harina de almendra que hemos incorporado al inicio de la receta, y pon esta mezcla en la batidora para incorporarla al merengue. Saca la masa de la batidora, termina de mezclar y coloca la masa con la manga pastelera dándole el tamaño deseado que quieres que tengan tus Macarons.

Déjalo reposar hasta que se seque un poco la masa, lo sabrás porque forma una capa en la parte superior que, al tocarla, no se pega en los dedos.

Cocemos en el horno precalentado a 165º C durante 12 minutos (en el caso de Macarons más grandes, puede aumentar la temperatura a 170º C y cocer durante 18 minutos). Deja reposar y enfriar.

Ahora, con la ayuda de un molde redondo del mismo tamaño que los Macarons, cortaremos unos discos de Membrillo Santa Teresa y de queso para rellenarlos y listo.