Algunas veces nos olvidamos de lo realmente rico. Nos vamos a complicadas recetas cuando tenemos lo más rico y apetecible justo ahí mismo... ¿O no? Pues el membrillo está claro que es Santa Teresa.