El blog Dulces Bocados nos ha enviado una deliciosa receta. INGREDIENTES: 4 personas  500 g. de patatas peladas y troceadas 30 g. de queso parmesano rallado 40 ml. de nata líquida 35%MG 1 cucharada de mantequilla pomada 10 hojas de albahaca fresca 350 g. de salsa de tomate casera (puede ser comprada) 3 hojas de albahaca 2 hojas de gelatina Para decorar: 20 g. de queso parmesano rallado 4 hojas de albahaca PREPARACIÓN: Pondremos a cocer 20 min. las patatas en agua hirviendo con sal. Escurrir, poner en un bol, chafar con un tenedor y añadir el parmesano, remover bien para que se deshaga con el calor de las patatas. Añadir la mantequilla y cuando ya esté derretida añadir la nata y las hojas de albahaca bien picadas. Remover bien hasta conseguir una pasta homogénea y repartir en cuatro aros que habremos cubierto con acetato (podemos utilizar papel de hornear, cortado un dedo más alto que el molde). Dejaremos enfriar. Para la gelatina de tomate, poner a hidratar la gelatina 10 min en agua fría. Calentar la salsa de tomate y añadir la albahaca picadita y la gelatina escurrida. Mezclar bien y cuando esté tibia colocar sobre el puré de patatas, alisar la superficie y dejar en la nevera hasta que cuaje. Para el crujiente de parmesano colocaremos en un plato papel de hornear, repartiremos cuatro montoncitos de queso rallado encima del papel y lo meteremos al microondas unos 30 seg. vigilando por si se nos tuesta antes de hora. Cuando lo saquemos aún estará blando, pero en cuanto se enfríe nos quedará una galleta crujiente. A la hora de servir, quitar el aro y el acetato o papel con cuidado, colocar encima el crujiente de parmesano y una hojita de albahaca para decorar.