La primera receta no podía hacerla con otro ingrediente que no fuese el Membrillo Santa Teresa. La receta de provoleta con Membrillo Santa Teresa combina a la perfección el sabor intenso y fundido del provolone con el dulzor del Membrillo Santa Teresa. La provoleta clásica se suele elaborar a la parrilla, se funde el queso y después se adereza con orégano, pimientos (guindillas, etc.), y aceite de oliva. En otras ocasiones se le añade panceta, chorizo, etc.

Ingredientes para 2-4 personas

* 1 rodaja de provolone de 1,5 cm de ancho, 50 gr de Membrillo Santa Teresa y aceite de oliva virgen extra.

Paso a paso de la provoleta con membrillo

En un plato refractario ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Encima ponemos la rodaja de provoleta. Hoy en día lo encontramos ya en rodajas sin problemas. A continuación cortamos el membrillo en pequeños trocitos y lo repartimos. No tengais miedo de poner mucho, nunca será suficiente si os gusta como a mí el Membrillo de Santa Teresa. Introducimos en el horno precalentado a 210 ºC durante 10 minutos aproximadamente.  Tiempo de elaboración | 15 minutos El toque maestro de esta receta de provoleta con Membrillo Santa Teresa es cuando la saquéis del horno remover ligeramente y mezclar el queso con el membrillo. Está genial, fácil y rico. Un aperitivo clásico de queso con membrillo con un punto muy diferente a cualquier otro.