Para estos días de frío, no hay nada como tomarse un tazón de crema de verduras bien calentita que te permita entrar en calor. Te proponemos una solución tan sencilla como deliciosa y saludable: una crema de calabacín con puerro y un toque de apio. Pero, ¿qué tiene de especial una crema de calabacín?

El aliado para tu salud.

Cuando en su elaboración se utilizan ingredientes 100% naturales, de alta de calidad y sin ningún tipo de conservante, los alimentos mantienen sus propiedades casi intactas. Por eso, todos aquellos que quieran entrar en calor con esta crema de calabacín, también se estarán alimentando de manera rica y, sobre todo, cuidando de su salud.

Por ejemplo, los resfriados y gripes, -tan típicas en estos meses-, podrían tener los días contados si se añade a la dieta una buena dosis de calabacín. Esto es así porque entra las propiedades del calabacín destaca su alto porcentaje en Vitamina C, que refuerza las defensas, y de folatos, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. También, todos aquellos que padezcan hipertensión, hiperuricemia, gota, cálculos renales y colesterol podrían notar cierto alivio en sus dolencias con la crema de calabacín como consecuencia de las propiedades de esta hortaliza.

Además, la crema de calabacín es un plato perfecto para los que cuidan su línea o incluso desean perder peso, pues tiene pocas calorías, mucha fibra y es muy diurético, lo que ayuda a luchar contra la retención de líquidos. En el caso de los más deportistas, también encontrarán en el calabacín a su mejor aliado. El calabacín activa la contracción del músculo, lo que disminuye la sensación de cansancio y fatiga. Y además fija el calcio al hueso, previniendo así la osteoporosis.

Sienta tan bien por dentro como por fuera.

Y si no hubiera razones suficientes por las que comer calabacín, también hay que destacar los beneficios que su consumo aporta a nuestra imagen. Al ser rico en vitaminas A y C, además de en antioxidantes, tiene la cualidad de generar colágeno, lo cual afecta directamente a la piel. Comer regularmente calabacines permite tenerla siempre en un nivel óptimo de hidratación y brillo. También influye beneficiosamente sobre el pelo, pues actúa desde la raíz para conseguir una melena envidiable gracias a la vitamina A, que combate los cabellos secos. Por su parte, la vitamina C permite mantener el colágeno alrededor de los folículos pilosos para ayudar a su crecimiento y mantenimiento.

Creemos que son suficientes todos estos argumentos para hacerte fan de la crema de calabacín, si aún no lo eres…