Un entrante estupendo para días de fiesta o aperitivo para Navidad. Esos días en los que tienes que preparar tantos aperitivos, y en algunos hay que simplificar. Este aperitivo es muy socorrido y sale estupendo. Un placer en boca.

Tan sólo vas a necesitar unas tartaletas, una buena mousse de queso con nueces para cubrir la base, y añadir el auténtico Membrillo Santa Teresa. La mousse de queso con nueces la puedes preparar de manera casera. En este caso no pondremos azúcar, ya que así combina a la perfección con el Membrillo.

Necesitaremos:

  • Membrillo Santa Teresa.
  • 200 gr de queso crema light.
  • 200 gr de nata liquida, para montar.
  • 60 gr de nueces trituradas.
  • 4 hojas de gelatina neutra.
  • Sal.
Preparación:

Trituramos las nueces, incorporamos el queso cremoso, y lo batimos todo con la sal. Después añadimos la gelatina, previamente hidratada, y disuelta al baño maría, para que se integre todo muy bien. Montamos la nata, y lo mezclamos todo con movimientos envolventes. Dejaremos refrigerar hasta el día siguiente.

Para realzar la presentación, hemos sacado las bolitas de Membrillo Santa Teresa, mediante un accesorio de cocina especial que se llama sacabolas o cuchara parisienne. Una sugerencia, acompáñalo con nueces, quedará más elegante el aperitivo.

Más fácil imposible.  ¡Hay veces que menos es más!

RECETA CORTESÍA DE www.unabrujaenlacocina.