Ingredientes:

  • 500 gr de mascarpone
  • 1 paquete de bizcochos de soletilla o savoiardi
  • 200 ml de café exprés azucarado
  • C/n de cacao en polvo
  • C/n de amaretto
  • 150 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • C/n de Membrillo en lonchas Santa Teresa

Elaboración:
Primero, separamos en dos bols las claras y las yemas de los huevos. Añadimos la mitad del azúcar a las claras y batimos con la batidora de varillas hasta que queden a punto de nieve. Lo reservamos.
Añadimos a las yemas el resto del azúcar y, batimos hasta que blanqueen y no se aprecien los granos de azúcar. Echamos unas cucharadas de queso mascarpone y batimos hasta integrar. Repetimos hasta haber integrado todo el queso mascarpone.
Incorporamos las claras poco a poco y mezclamos con movimientos envolventes hasta terminar con todas las claras y obtener una crema esponjosa y suave.
Vertimos el café y el amaretto en un plato hondo. Sumergimos con rapidez, uno a uno, los bizcochitos y los dejamos enfriar en la bandeja (16cm x 26 cm), uno al lado del otro, hasta cubrir toda la base. Parte bizcochitos si es necesario para cubrir todos los espacios. Extendemos la mitad de la crema por encima de los bizcochitos. Después colocaremos una capa de Membrillo en lonchas Santa Teresa.
Colocamos otra capa de bizcochitos mojados en el café y cubrimos la crema dejando un poco para poner unos pequeños puntos sobre el membrillo. Colocamos otra capa de Membrillo en lonchas Santa Teresa y decoramos con unos puntos de la crema. Cubrimos la fuente o molde con un film de cocina y lo guardamos en la nevera por lo menos durante 6 horas hasta que se asiente o bien toda la noche.