¡Este artículo va de vitaminas!

Cada vez más preocupados por disfrutar de una alimentación saludable y con sabor, hoy vamos a informaros sobre las vitaminas que nos ofrecen las verduras y hortalizas. ¡Así que comencemos… por orden alfabético!

Empecemos por la Vitamina A, casi omnipresente en todas las verduras. La vitamina A es un potente antioxidante natural, reclamado por el cuerpo para mantener la integridad de la piel y de las membranas mucosas. También es una vitamina fundamental para la visión. Algunos estudios de investigación apuntan que los alimentos naturales ricos en vitamina A ayudan a proteger el cuerpo contra el cáncer de pulmón. También hay que destacar que es una excelente fuente de carotenos, que se convierten en vitamina A dentro del cuerpo.

Por su parte, el grupo de vitaminas B o Complejo B, lo forman 8 vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y 12; representan un papel muy importante para el correcto funcionamiento del organismo. Entre sus funciones principales podemos destacar que intervienen en el metabolismo energético, ya que permiten obtener la energía de los alimentos, ayudan a mantener la salud del cabello, piel y uñas, e incluso previenen problemas de memoria.

La vitamina C interviene en la síntesis del colágeno, por lo que mejora el aspecto de la piel, evitando la aparición de arrugas y, a su vez, fortalece huesos, ligamentos y tendones. La vitamina C es una de las vitaminas más importantes para nuestro organismo; a parte de los beneficios que por sí sola ejerce en él, la vitamina C también ayuda a que nuestro cuerpo absorba mejor otros nutrientes que necesitamos, como puede ser el hierro. La vitamina C se puede encontrar en casi todas las frutas y verduras, en mayor o menor cantidad.

El organismo necesita vitamina E para estimular el sistema inmunitario a fin de que éste pueda combatir las bacterias y los virus que lo invaden. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evitar la formación de coágulos de sangre en su interior. Además, las células emplean la vitamina E para interactuar entre sí y para cumplir numerosas funciones importantes.

Y por último, la gran desconocida, la vitamina K. Una vitamina que ayuda al cuerpo a que construya nuestros huesos y tejidos saludablemente a través de las proteínas. También produce proteínas que ayudan a coagular la sangre.

Por todo esto, os recomendamos incluir en vuestra dieta abundante cantidad de verduras y hortalizas. Podéis encontrar todos estos nutrientes en los puerros, la calabaza, el calabacín, la zanahoria, el ajo, el apio, las espinacas o la cebolla, entre otras muchas.