¿Hace XX siglos un mono podía recorrer la distancia entre Roma y Lisboa saltando de árbol en árbol? ¿Pasaría por Ávila? No es muy probable pero este año 2016 un mono ha llegado a Ávila y viene para quedarse.

yemas-anis-del-mono

Las emblemáticas Yemas de Santa Teresa y el tradicional Anís del Mono llegan de la mano esta Navidad. Dos marcas centenarias, que han acompañado las fiestas de muchas generaciones desde hace más de un siglo, se unen para recuperar la esencia de la tradición y hacer de ésta una Navidad muy especial gracias a las nuevas Yemas de Santa Teresa con Anís del Mono. Las Yemas de Santa Teresa con Anís del Mono se presentan como un producto singular en el que confluyen las historias de dos marcas que se podrían calificar como icónicas de nuestra cultura gastronómica. No es casualidad que sean las dos únicas marcas gastronómicas que han llegado hasta nuestros días, como así lo demuestra el mapa gastronómico de España que data de 1924, publicado en el Semanario Satírico Buen Humor, por Ramón Gómez de la Serna. Precisamente la esencia y la permanencia, conceptos muy presentes en el ADN de ambas marcas, han sido la base sobre la que desarrollar un nuevo producto que aúna tradición y saber hacer, perfecto para degustar y disfrutar en estas fechas tan especiales. Santa Teresa, cuya experiencia en la elaboración de Yemas se remonta a 1860, sigue elaborando las auténticas Yemas de Santa Teresa según la receta original, transmitida con mimo de generación en generación. Una joya gastronómica única, de sabor y textura inconfundibles, 100% natural y que, profundamente anclada en nuestra tradición, renace con nuevas propuestas para ampliar nuestro dulce universo gastronómico. Por su lado, Anís del Mono continúa también invariable su forma de producción desde su emblemática fábrica modernista de Badalona. Un producto cuya historia está llena de anécdotas curiosas relacionadas con su inconfundible botella con cristal de corte adiamantado y su misteriosa etiqueta que incluye el dudoso “mono” de rasgos humanoides con parecido más que evidente con Charles Darwin, padre de la Teoría de la Evolución. Una silueta inconfundible que ha acompañado cualquier estampa navideña que se precie desde hace generaciones. Por todo esto, la genial alianza de ambas marcas ha dado como resultado un producto único, con sabor y aroma navideño: las Yemas de Santa Teresa con Anís del Mono. Un entrañable bocado repleto de historia y con una inconfundible esencia, perfecta para acompañar las celebraciones de Navidad.